Trombocitopenia gestacional

Compártelo

La trombocitopenia gestacional es un trastorno que provoca un  nivel bajo de plaquetas durante el embarazo. En general es benigna. Es la principal causa de la trombocitopenia en el embarazo y no es nada raro , a pesar de que el obstetra de un paciente puede solicitar algunas pruebas adicionales para confirmar el diagnóstico y descartar otras posibles causas de un bajo conteo de plaquetas. Esta prueba se asegura de que el paciente recibirá el cuidado más apropiado . Por lo general, las mujeres con trombocitopenia gestacional pueden parto vaginal, y no deben experimentar nuevos riesgos en el embarazo debido a sus recuentos de plaquetas, aunque otras condiciones médicas pueden crear complicaciones.

Análisis de sangre de rutina durante el embarazo puede revelar una caída en los niveles de plaquetas, lo que podría mostrar signos de alerta temprana de complicaciones que deben abordarse para proteger la salud de la madre y el feto. Anomalías en los resultados de las pruebas, sin embargo, no son una causa inmediata de preocupación, ya que puede haber explicaciones benignas. En el caso de una prueba muestra un problema como una reducción en las plaquetas del paciente, el siguiente paso es realizar más pruebas para determinar lo que está pasando, para ver si alguna acción debe tomarse.

Algunos caída en el número total de plaquetas tiende a ser normal en el embarazo. Las mujeres producen un mayor volumen de plasma y plaquetas consumen más rápidamente durante el embarazo. En algunos casos, esto hace que los recuentos de plaquetas a caer por debajo del umbral de diagnóstico para la trombocitopenia. Los pacientes con trombocitopenia gestacional son asintomáticos y no tienen antecedentes de sangrado durante el embarazo, lo que indica que el número reducido de plaquetas no causa ningún problema.

Otro criterio de diagnóstico importante para esta condición es sin historia previa de trombocitopenia. Los análisis de sangre realizados antes del embarazo deberían revelar un nivel normal de plaquetas, lo que indica que el paciente tiene sobre la química sanguínea saludable. La trombocitopenia también debe ser de leve a moderada; severas caídas en los niveles de plaquetas son una causa de preocupación, ya que se asocian con otras condiciones. Además, el feto debe estar sano, sin signos de sufrimiento.

Si un paciente cumple con todos estos criterios, que probablemente tiene trombocitopenia gestacional en vez de una enfermedad más grave relacionada con las plaquetas. El criterio final es difícil de detectar durante el embarazo, ya que implica la espera de varias semanas después del nacimiento y prueba de la sangre del paciente una vez más para confirmar que los niveles de plaquetas han vuelto a la normalidad. Los pacientes con casos de trombocitopenia gestacional pueden ser revisados ​​para ver si presentan síntomas o sus plaquetas siguen bajando, los dos indicadores de que algo más grave está pasando y de la intervención puede ser necesaria.